CUARENTONES QUE CUMPLEN 25

prueba

Sin duda alguna mantenerse 25 años en esta, nuestra querida profesión, hoy en día no es moco de pavo. Sobre todo con la que esta cayendo, con la que siempre nos ha caído a este sector, el artístico, el teatral, el cultural.

Hemos vivido permanentemente en crisis, haciendo encaje de bolillos y balances por doquier, subvenciones, líneas de crédito, IVAS y venias.  Y esto no nos pilla por sorpresa.

El 2014 ha comenzado y nos inundan estadísticas halagüeñas sobre lo vivido y lo que esta por venir. Buenos propósitos para un año nuevo (este año nos hemos propuesto salir de la oficina y hacer teatro todos los días), uno más o quizás, no.

Este es nuestro 25 aniversario.  25 años de jóvenes y jóvenas, que llegados de muy diversos sitios (todos de este planeta, aunque me atrevería a decir que aquí han habido y sigue habiendo más de un marciano) se pusieron hacer lo que más les gustaba: contar historias, hacer teatro.

Echamos la vista hacia atrás. Tenemos añoranza de todas las personas que han trabajado con nosotros, actores, actrices, músicos, escenógrafos, chispas, luceros, sonidistas, figurinistas, attrezzistas, programadores, técnicos y sobre todo del público que hemos conocido, que seguimos conociendo.

Hemos hecho kilómetros y kilómetros, horas interminables de cargas y descargas, montajes y desmontajes en pueblos perdidos a las tantas de la madrugada, ensayos, creaciones, improvisaciones,  lluvia de ideas (o como dicen los creativos, Brainstorming ,aunque nosotros lo llamamos Bryan Adams),  fracasos y aciertos, decisiones equivocas o equívocos decisivos, toda una vida que se ha pasado en un suspiro.

Estos 25 años de Hortzmuga son un puzzle de pequeños momentos, piezas que encajan unas con otras en una profesión que nos apasiona, que nos nace de las tripas y que nos hace reivindicarnos hoy por hoy como una compañía que hace un teatro artesanal en busca nuevas formas de comunicación, reflexión, agitación y disfrute del, para y con el público.

No somos gentes de escenarios altos e inaccesibles, de miradas perdidas en lontananza e impostaciones. No. Somos una compañía que busca el acercamiento, cada vez más físico, con su público y “Yo estuve allí y….no lo contaron como yo lo vi”  es, sin duda, la mejor prueba de ello.

Este año, el año de nuestro aniversario lo queremos celebrar con un nuevo espectáculo: NOLA. Una vuelta de tuerca a lo que sabemos hacer en la calle para público familiar. Un público muy digno y fiel que no deja de sorprendernos. Este es nuestro regalo como compañía, una producción que tratara de trabajar los espacios y la relación con los espectadores desde otro punto de vista. NOLA o el mundo de nuestros mundos interiores. NOLA o la búsqueda de quien eres y no de que eres. NOLA o todo aquello de los demás que no puedes ver.

Pero sin duda alguna seguiremos, como siempre liándonos en proyectos nuevos, ideas que nos harán cuestionarnos una vez más por qué y para qué seguimos en esto.  Y la respuesta de estos cuarentones y cuarentonas seguirá siendo la misma: pese a todo, el teatro nos hace felices. Y a eso si le sumamos el IVA del 21 % ya es la hostia.

ESKERRIK ASKO TA URTE BERRI ON

Próximas actuaciones: